Lifting

Imprimir

A medida que las personas envejecen, el efecto de la gravedad, de la exposición solar y del estrés diario producen en la cara determinados signos de envejecimiento. Los pliegues entre la boca y la nariz se acentúan, el borde mandibular pierde definición y se producen acúmulos grasos alrededor del cuello aumenta su flaccidez.

Un lifting o ritidectomía no frena el proceso de envejecimiento pero sí puede “retrasar el reloj” y mejorar esos signos de envejecimiento.


Los mejores candidatos para un lifting


Los mejores candidatos para un lifting son aquellas mujeres u hombres en los que la piel ha empezado a descolgarse pero ésta sigue manteniendo un buen grado de elasticidad. Un lifting no tiene por qué rejuvenecerle un determinado numero de años, pero sí conseguirá devolverle un mejor aspecto y una apariencia más joven.


CÓMO REALIZAR UN LIFTING


Un lifting puede ser realizado bajo anestesia local y sedación o bajo anestesia general según criterio medico. Dependiendo del tipo de anestesia y la extensión del lifting es posible que necesite un día de internación o que realice en forma ambulatoria.

Cada caso puede variar en cuanto a la colocación y extensión de las incisiones, las áreas de la cara que se quieren mejorar, el uso o no de técnicas complementarias(cirugía de párpados, aumento de pómulos, etc.) y la duración de la intervención.

Habitualmente la incisión comienza en la zona de las sienes(por dentro del pelo), se extiende dentro de las líneas naturales que existen delante de la oreja y continúa alrededor del lóbulo, detrás de la oreja y cuero cabelludo.

Cuando el cuello necesita un tratamiento especial es necesario emplear una incisión justo debajo del mentón.

La intervención consiste básicamente en “tensar”las capas musculares y la piel, retirando el tejido sobrante. Una vez concluido, las heridas se cierran con puntos dejando unos pequeños tubos aspiratibos(drenajes) bajo la piel para que no se acumule ningún exudado o sangre. Finalmente se colocará un vendaje.

El postoperatorio

El postoperatorio no suele ser doloroso. Las molestias que generalmente aparecen suelen controlarse bien con analgésicos habituales. El vendaje y los tubos de drenaje  normalmente se retiran en 24 a 48 horas.

Es normal que sienta la piel de la cara algo “acorchada”, está sensación es transitoria y desaparece en unas cuantas semanas. Considere como normal que la cara esté inflamada y presente moraduras, este aspecto sólo durará entre 10 y 15 días si sigue nuestras instrucciones.

Es aconsejable que no trabaje y que evite ejercicios o actividades violentas durante al menos las dos semanas siguientes a la operación. La piel de la cara necesitara cuidados específicos y no deberá exponerse al sol o rayos UVA durante al menos tres meses.

Aunque al principio pueda sentirse preocupado por el aspecto de la cara, piense que la mayoría de los pacientes regresan a una vida normal(incluyendo su trabajo) en unas dos semanas.  En este período la inflamación se normaliza y desaparecen las moraduras. Las cicatrices tardan algunas semanas más en disimularse, pero finalmente se hacen prácticamente imperceptibles.

Un lifting  “no para el reloj”, pero proporciona un resultado duradero. Durante los años siguientes su cara seguirá bajo los efectos del envejecimiento y es probable que quiera repetir la intervención.


Riesgos


En un lifting las complicaciones son infrecuentes, aunque las variaciones que pueden existir en la anatomía, la capacidad curativa y la reacción física de los pacientes hacen que el resultado final pueda ser impredecible.

Como complicaciones pueden aparecer hematomas, infección, reacciones anómalas a la anestesia o lesión de las estructuras profundas o de los nervios que controlan el movimiento de los músculos faciales.

El Lifting, como otros procedimientos, debe ser individualizado para cada paciente. Dependiendo de las condiciones en las que se encuentre la piel y huesos faciales, se podrán conseguir determinados resultados. Es muy importante que avise a su cirujano sobre cualquier medicamento que este tomando (especialmente aspirina o vitamina E) o sobre condiciones médicas especificas (como tener la tensión alta, etc.)

Si Ud. es fumador, es muy aconsejable que reduzca drásticamente la cantidad de cigarrillos o que incluso deje de fumar.

El tabaco contribuye a una mala cicatrización y circulación sanguínea, aumentando la posibilidad de complicaciones (como  la perdida de piel en los bordes de la herida. El resto de complicaciones, incluyendo las derivadas de la administración de anestésicos,  son las comunes a la practica de otras intervenciones quirúrgicas.


CONCENTIMIENTO INFORMADO

Diseño Web - Alexis Reuter - Juan Reuter - © 2011. Todos los Derechos Reservados - Interplástica Córdoba.