Parpados, Mejillas y Cuello

Imprimir
CIRUGÍA DE LOS PARPADOS (BLEFAROPLASTIA)


1. Los ojos son la parte más expresiva de la cara. Uno de los primeros signos de envejecimiento facial, puede ser la caída de los párpados superiores o del canto externo de la ceja, así como las arrugas, bolsas de grasa y coloración oscura.

Estos detalles se observan más comúnmente, cuando uno se encuentra a mediados de la década de los treinta, principios de los cuarenta, y una corrección estética en este momento, puede darle un aspecto más joven, más fresco y con una sensación de estar más sano.

Si además se acompañan estos signos, de excesiva exposición solar, desnutrición o falta de salud, exceso de alcohol y tabaco, uso de drogas, desequilibrio hormonal etc..., se acentúa el efecto del envejecimiento.

Muchos de estos signos son hereditarios o familiares y en este caso ya se observan en gente más joven.

La intervención quirúrgica sobre los párpados puede combinarse muchas veces con el lifting de frente para subir las cejas. También puede combinarse con lifting de cara, cuello, implantes malares o pómulos, peelings, rinoplastias, etc.

La cirugía de los párpados es una de las intervenciones frecuentes realizadas en los departamentos de cirugía plástica y reparadora, logrando en la mayoría de los casos, una cara más joven y más saludable, manteniendo las mismas características de expresión.

La intervención se realiza bajo sedación y anestesia local, de forma que puede no precisar anestesia general, permitiendo en aquel caso abandonar la clínica al cabo de pocas horas.

La operación de párpado superior se realiza a través de una incisión que queda en el mismo surco palpebral superior, donde se disimula perfectamente cuando está cicatrizada. A través de la misma se reseca el exceso de piel y músculo así como las bolsas de grasa.

La incisión en el párpado inferior se realiza justo a lo largo y por debajo de las pestañas, donde normalmente se dibuja la línea de ojos con el lápiz. De nuevo a través de la misma se reseca el exceso de piel, músculo y bolsas de grasa.

Se sutura la incisión superior con una sutura continua muy fina y el párpado inferior con suturas de seda fina que se retiran a partir del tercer o cuarto día.

Los efectos inmediatos e inevitables tras este tipo de cirugía son: contusiones en ambos párpados e hinchazón que a veces cierra los párpados con dificultad de apertura, restaurándose la normalidad al ceder dicha hinchazón. Se consigue mejorar al aplicar compresas frías de manzanilla en ambos párpados inmediatamente después de la cirugía y durante las primeras 48 horas. Si aparece cierta sensación de escozor se le indica la aplicación de algún colirio.

Todas estas molestias desaparecen en una semana aproximadamente, pudiendo usar maquillaje hipoalérgico de ojos después de haber retirado los puntos.

No es recomendable usar lentes de contacto hasta pasados unos días y siempre bajo prescripción facultativa.

Durante el proceso de curación de las cicatrices, puede aparecer un abultamiento a lo largo de las mismas, especialmente en los extremos. No se debe alarmar, dado que tiende a desaparecer de forma espontánea, aunque puede ayudarle un suave masaje con el dedo índice durante unos diez segundos varias veces al día.

En ciertas ocasiones aparecen pequeños puntos blancos (Milia) que son bloqueos temporales de los poros de las glándulas sebaceas y que pueden eliminarse cuando acuda a nuestra consulta.

También es normal la sensación de visión algo borrosa durante algunos días después de la intervención. Ello es debido al propio edema y a las pomadas que se aconsejan para ambos párpados.

Debe considerarse también normal la aparición de lagrimeo o por el contrario de sequedad durante los primeros días, así como también ligeras queratitis posquirúrgicas que ceden con tratamiento oftálmico.

Recomendamos para conducir o salir a la calle y evitar durante los primeros días las molestias del sol, el viento o el polvo, el uso de las gafas.

2. Riesgos de complicaciones más frecuentes.

Las complicaciones referentes a la cirugía de los párpados no son frecuentes, salvando las propias de todo acto quirúrgico-anestésico. No obstante, las referidas en la literatura de la especialidad son:

2.1.      Hematomas e hinchazón:         La hinchazón y los morados son muy frecuentes en la cirugía de los párpados y desaparecen con los días. No acostumbran a dejar secuela alguna. A veces aparece un párpado más hinchado y morado que otro, dando el aspecto de asimetría. También esta complicación desaparece en la mayoría de los casos sin dejar rastro.

2.2.      Visión: La visión durante los dos o tres primeros días, acostumbra a ser borrosa y no definida, restaurándose en pocos días.

Son raros aquellos casos en que se produce una visión doble o diplopía y normalmente si esto ocurre acostumbra a durar sólo algunas semanas.

2.3.      Asimetría: Los ojos cambian su forma pero debido a la hinchazón y tensión cicatricial postoperatoria, restaurándose a los pocos días la forma del principio.

2.4.      Conjuntivitis: Se puede producir un lagrimeo constante debido a la conjuntivitis que a veces sufren ambos ojos. Se trata con colirios, antibióticos y epitelizantes.

2.5.      Irregularidades: Al ser la piel especialmente del párpado inferior muy fina y delgada, se aprecia al principio una serie de pequeñas irregularidades por la desinencia e hipertrofia del músculo orbicular y se necesita de un cierto tiempo para que se solucione por si solo y vuelva a la normalidad. En raros casos se debe practicar algún pequeño retoque de dichas irregularidades con sólo adición de los gastos de clínica.

2.6. Exceso de piel: Al resecar la cantidad de piel necesaria en el párpado superior, puede que dicha resección se lleve a cabo manteniendo ciertos milímetros de margen puesto que funcionalmente el párpado debe cerrar correctamente. En algunas ocasiones se precisa de algún pequeño retoque a base de pequeña cirugía o bien de un peeling para las pieles con muchas arruguitas finas, con sólo adición de los gastos clínicos.

2.7. Lentes de contacto: Durante el postoperatorio no es aconsejable el uso de lentes de contacto hasta que los párpados y el globo ocular estén de todo normalizados.

3. Instrucciones al alta clínica.

3.1.      Relax visual: Durante el primer día después de la intervención de blefaroplastia, es aconsejable que los ojos descansen. Se desaconseja leer y ver la televisión. Esto podría realizarlo a partir del segundo día y de forma progresiva.

3.2.      Compresas frías de manzanilla: Debe colocarse en un Vols. una infusión de flor de manzanilla y cubitos de hielo. A continuación se empapan unas gasas o compresas oculares y una vez húmedas, se aplican encima de ambos párpados durante unos diez minutos, descansando unos cinco minutos (así, cuantas más veces pueda durante el primero y segundo días). Esto aliviará el escozor, los hematomas y la hinchazón, notando en el momento de colocárselas, agradable descanso.

3.3.      Colirios: Para evitar la irritación y sequedad de ojos, deben usarse gotas de colirio recomendado cuantas veces precise al día, especialmente los dos primeros. Asimismo se recomienda una pomada ocular para la noche.

3.4. Los puntos se retiran del tercer al cuarto día. No es recomendable utilizar ningún maquillaje hasta que los puntos sean totalmente retirados. Tampoco debe sacarse esparadrapo sin nuestra autorización.

3.5. Evitar mirarse constantemente al espejo, puesto que sus hematomas y su hinchazón no ceden en horas ni en unos días. Todo irá desapareciendo dando tiempo al tiempo.

3.6. Es normal que se vea los ojos distintos, uno más abierto que otro. Esto no es debido a la cirugía sino a la hinchazón. Se restaura cuando cede la hinchazón.

3.7. Se aconseja el uso de gafas de sol si va por la calle o dentro del coche para evitar que le dé, el sol directamente en ambos párpados durante las primeras semanas.

3.8. Si por la mañana se levanta con mucha sequedad de ojos y cierta irritación, la solución es colocarse un humidificador en su habitación; esto además de ayudarle hará que su piel y su cabello se conserven rejuvenecidos.

3.9. Algunos pacientes, además de morados en la piel de los párpados, presentan derrame sanguinolento en la córnea o blanco de los ojos. Dicho signo desaparecerá por sí solo.

En las Mejillas observamos un descenso de los tejidos profundos que originan la presencia de pliegues que van de la nariz a la comisura de la boca o de esta última al mentón, así como la caída de los tejidos que forman una prominencia a los lados del mentón. El tratamiento en este caso será el levantamiento de dichos tejidos a través de una incisión que se coloca alrededor del borde de la oreja.

En el cuello podemos encontrar acumulación de grasa que puede ser corregida con Liposucción, o flacidez de la piel y del músculo Platysma que se encuentra inmediatamente debajo de la misma ocasionando la aparición de "bandas" o la presencia de "papada". En estos casos se realiza una incisión debajo del mentón para reafirmar el músculo, y se elimina el exceso de piel a través de la incisión alrededor de la oreja que mencionamos anteriormente.


En la cirugía de rejuvenecimiento facial se busca reposicionar los tejidos para obtener un rostro más joven y natural.


En algunos casos es útil el uso de rellenos sintéticos, injerto de grasa o aplicación de BOTOX en combinación con la cirugía.


Se realiza en forma ambulatoria con anestesia local y sedación, para que se encuentre tranquilo y relajado durante la operación.


Las molestias post-operatorias consisten en inflamación y aparición de "moretones" en algunas partes de su rostro, los cuales desaparecen entre una y dos semanas. El dolor espontáneo es prácticamente nulo.


CONCENTIMIENTO INFORMADO

Diseño Web - Alexis Reuter - Juan Reuter - © 2011. Todos los Derechos Reservados - Interplástica Córdoba.